Protege tus muebles con bisagras amortiguadas

Seguramente estás cansado de que cuando vas a cerrar la puerta de un armario de tu cocina de un portazo. Instalar un sistema de cierre con amortiguador nos ayudará a que las puertas no se cierren con golpes, así evitaremos dañar el mueble o pillarnos los dedos.

Lo primero que debes comprobar es el tipo de bisagras que tienen los muebles de tu casa. En la mayoría de las cocinas suele haber bisagras de cazoleta, un tipo que es muy común y que son muy aptas para que los muebles se conserven en un estado perfecto.  Para que las puertas se cierren suavemente sólo necesitas instalar unas nuevas bisagras con el amortiguador incorporado.

Sin embargo, también puedes aprovechar los goznes que ya tienes e instalar un freno para las bisagras. En tu ferretería o tienda de bricolaje habitual te proporcionarán el retenedor apto para ellas.

  1. Lo primero que debemos hacer es desatornillar la bisagra y quitar la puerta del mueble.
  2. A continuación,  quitamos los tornillos de las bisagras que están en la puerta.
  3. Comprobamos que los agujeros de nuestro amortiguador coinciden con los agujeros de los tornillos de las bisagras, lo colocamos encima e instalamos el freno.
  4. Volvemos a atornillar a la puerta al mueble
  5. Ya podemos comprobar cómo al cerrar nuestras puertas no sufren golpes sino que se sellan con suavidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.