Muebles como nuevos

Los muebles de madera, si es buena, pueden durar toda la vida. Para su mantenimiento, basta con quitarles el polvo cada poco y darles cera dos veces al año; también es aconsejable aplicar una infusión de manzanilla a los muebles claros y de té a los oscuros; así mismo, los de ébano quedan relucientes con aceite de linaza y los muebles de roble y caoba con cerveza tibia.

Aún así, es inevitable que el uso de cada día los haga estropear, especialmente si hay niños en casa o reuniones de amigos y familiares.

Los amantes del bricolage o las manualidades tenéis la habilidad para hacer cualquier cosa que se os ponga por medio y siempre hay momentos para dedicarlos a reparar los desperfectos de los muebles de casa; algo de pegamento, unos tornillos bien apretados, una mano de cera…y quedarán perfectos.

Reparaciones de muebles

  • Reparar la chapa. Cubre con cinta adhesiva los bordes de la zona astillada y corta con un cúter. Retira la chapa deteriorada, eliminando a su vez los restos de la cola antigua. Saca una plantilla para cortar un parche de chapa, colocando un papel sobre la zona a reparar y sombreándolo con lápiz. Una vez recortado el trozo de chapa, pégalo presionando fuertemente durante dos horas, usando un taco por cada lado.
  • Abolladuras de las puertas. Límpiala bien y rellénala con pasta de madera; con una espátula humedecida se extiende fácilmente. Una vez seca, lija la zona hasta igualar la superficie, retira el polvillo y barnizar.

Reparar rayones

  • Estructura desencajada, especialmente, en los muebles ensamblados, debido al peso o los arrastres. Antes de volverlos a ensamblar, aplica cola, para que se refuercen y no vuelvan a desmontarse.
  • Cajones despegados. Es frecuente que el fondo o los laterales se despeguen. La base se puede fijar con unos clavos sin cabeza; los laterales, una vez retirada la cola vieja, se vuelven a pegar, colocando un torniquete y dejando pasar 24 horas.
  • Tiradores y bisagras flojos. Si el agujero del tirador se ha hecho grande, hay que rellenarlo con pasta para madera y atornillar el tirador de nuevo, antes de que se seque la pasta, para facilitar la fijación. Para fijar bien las bisagras, es efectivo limpiar bien los orificios y colocar un trocito de cartón debajo.
  • Carcoma, grietas, humedades. Hay que decapar el mueble, dar un tratamiento con biocidas, tapar el agujero, rellenar los huecos con masilla y reparar. El hinchazón de la madera por la humedad se repara colocando dos planchas sujetas con sargentos para presionar; así recupera la forma, especialmente si aún está húmeda; después, cubre con resina y barniza. La cera líquida es adecuada para las grietas superficiales, la cera en barra para las grietas profundas. Las encontrarás en varios tonos y son compatibles con el barniz.

Muebles restaurados 1

Consejos para mejorar la duración de tus mubles

Presérvalos del sol, que se come el brillo y el color. Para recuperar el brillo, aplícales un producto de recuperación tipo pulimento, de modo muy uniforme. El lacado de los muebles blancos se recupera frotándolos con lana de acero muy suave, mojada en agua tibia con lejía diluida; una vez seca, dale cera incolora y frota con un paño seco.

Evita que se resequen, manteniendo la humedad del ambiente en 40 % y colocándolos lejos de los radiadores. También es efectivo colocar cerca jarrones con agua que creen humedad

Elimina enseguida cercos de vasos, manchas de grasa, etc. para evitar que se queden fijas.

En todo caso, es importante protegerlos del trote diario, colocando cristales en las librerías, las mesas, las mesitas de noche; forrando las mesas del comedor y del estudio con una lámina plástica adhesiva transparente, de venta en sitios especializados; en definitiva, tratándolos bien, para conservarlos con un aspecto nuevo.