Decorando al estilo mediterráneo

Para quienes tengan la suerte de tener un apartamento en la costa, les damos ideas para vestirlo al estilo mediterráneo, con el viejo sabor de la autenticidad que aportan las paredes de cal, las vigas oscuras, los suelos de barro y los jardines perfumados con el olor del jazmín o las mimosas. Sólo basta con algunos toques sencillos: muebles de mimbre en el porche y colorido en el interior: en los días de placidez, la brisa del mar hace el resto para dar un aire mediterráneo.

casa en la playa

Pasar las horas de descanso a la sombra fresca del porche, en las tardes calurosas del verano, exige un mobiliario acorde, como un conjunto de mesa y sillones de mimbre y hierro, dos sofás tapizados en loneta, unas mesitas auxiliares y dos lámparas blancas. Podemos añadir, en otra zona, un banco rústico, con cojines en tonos claros. En la piscina, hamacas en azul o blanco.

El interior de la casa, protegido del tórrido sol por gruesas cortinas de color oscuro o de rayas, dos tonos dominantes, como el blanco y el azul, darán el toque mediterráneo a la decoración. Si se quiere dar color, algunos puntos de rojo como jarrones o cojines. Muebles de madera rústica o de hierro, pinturas contemporáneas de gran impacto visual, textiles de algodón y algún objeto marinero lo completarán.

Tradicionalmente fresco y mediterráneo, el azul añil es el hilo conductor del aire mediterráneo de la casa, incluso de las habitaciones y el baño. Para los dormitorios, pinta o empapela una de las paredes en este color, liso o combinado. En caso de gustar otros colores, elegiremos el beige, el ocre y, especialmente, el blanco, para dar luminosidad, pero siempre combinados con azul.

Finalmente, se puede rematar la decoración mediterránea del apartamento con suelos de terracota, techos con vigas a la vista y azulejos claros en la cocina y el baño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.