Cuarto a prueba de cachorros

habitacion-para-perros

Si estás pensando en adoptar un un cachorro, o si tienes un perro que ensucia y destroza la casa, puedes considerar la posibilidad de tener un cuarto a prueba de cachorros.

¿Qué es un cuarto a prueba de perros?

Esta habitación es sencillamente un lugar en el que dejas a tu cachorro, o tu perro, mientras no puedes supervisarlo. Claro, su utilidad es temporal, porque la idea es que dejes de necesitarla cuando tu mascota esté bien educada.
Este cuarto puede ser cualquier estancia cerrada de tu hogar, mientras sea lo bastante grande para que el perro juegue y haga sus cosas lejos de la comida y la cama. Lo mejor sería que, por lo menos, tuviera dos metros y medio de largo.
Nota importante: es mejor que el cuarto no quede aislado si cierras la puerta; lo ideal es que el perro pueda verte y sentirse acompañado.

Podrías comprar una puerta de seguridad ajustable y ponerla en la entrada del cuarto de cachorros; como son pequeñas y tienen barrotes el animal podrá ver a través y no se sentirá tan aislado como si cerraras la habitación.
Lo principal de este cuarto a prueba de cachorros es que sea un lugar seguro para tu perro y sus cosas, así que no debes poner allí nada que pueda destrozar ni ponerlo en peligro.

casas para mascotas
Un corral cerrado en el jardín puede ser útil, pero tienes que estar muy seguro de que no vaya a encontrar inclemencias del tiempo. Lo mejor es, sobre todo si se trata de un cachorro, que esté dentro.

Hay muchas personas que creen erróneamente que dejando el perro fuera todo el día éste se distraerá y no dará problemas. Lo que pasa entonces es que el animal se acostumbra a destrozar el jardín, cavar, morder, masticar y, en definitiva, convertirse en un perro poco agradable.

No debes confundir la habitación a prueba de cachorros con un sitio donde dejar a tu perro para que no te estorbe. Los perros son seres vivos, no juguetes: no puedes aislarlos como si fuesen un objeto cualquiera. Deben estar encerrados en el cuarto el menor tiempo posible.

Este cuarto debe ser usado únicamente en los momentos en que no puedas supervisar a tu perro, pero no para dejarlo ahí todo el tiempo. Así pues, si tu mascota no está del todo educada todavía, piensa que debe tener un lugar donde estar tranquilo cuando no estás para vigilarlo. Aquí deberá tener su cama, sus juguetes, sus cuencos para la comida y el agua. Es posible que necesites empapelar el suelo con papel de periódico, hasta que aprenda a no ensuciar en cualquier parte.

Esta habitación tiene que estar libre de cosas de valor o que supongan un peligro, como:

  • Adornos frágiles.
  • Adornos de cristal que puedan romperse
  • Cables a la vista
  • Cosas puntiagudas
  • Alfombras

Lógicamente, esta lista no incluye ni mucho menos todos los elementos que debes evitar.
Por añadidura, se recomienda que el suelo sea fácil de limpiar: cerámica, azulejo o cemento.

Recuerda también que la habitación a prueba de cachorros es sólo temporal, sólo para cuando no puedas supervisar a tu perro y hasta que esté lo bastante bien educado como para no romper nada ni ensuciar la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.