Bol de botones para los más pequeños

Para estos días fríos y lluviosos en los que no se puede salir de casa, hay que ingeniárselas para que los niños no se aburran y su único entretenimiento sea la televisión. Una actividad que los mantendrá ocupados y distraídos  es la de crear un cuenco hecho de botones. Todos tenemos en casa una caja llena de  botones desparejados, aunque si no dispones de muchos también se pueden utilizar otros materiales como tiras de papel de colores, hojas secas o hilo.

La forma de hacerlo más sencilla y divertida para los niños es utilizando un globo. Éste se infla y se coloca en cuenco, la parte más ancha del globo sobresaliendo del bol. Es importante que el globo se ajuste al tamaño del cuenco para que se mueva lo menos posible.

Antes de pegar los botones, podemos diseñar en un folio la forma que queramos que tenga nuestro bol: en forma de espiral, colocados según el tamaño, ordenados por colores, como más nos guste, rienda suelta a la creatividad. A continuación, iremos pegando los botones al globo, hasta que lleguen a la mitad aproximadamente. Para ello podremos ayudarnos utilizando una pequeña brocha o pincel.

Una vez pegados, dejamos pasar una hora y aplicamos una capa de cola mezclada con agua por toda la superficie, para que la estructura quede más resistente.

Cuando el pegamento ya esté seco, ya podemos explosionar el globo y tendremos nuestro original cuenco hecho de botones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.